Blog de toma de decisiones


Proceso para la resolución de problemas

Posted in blog por Diego en 01/04/2009

nz_026COMPRENDER EL PROBLEMA. Parece, a veces, innecesaria, sobre todo en contextos escolares; pero es de una importancia capital, sobre todo cuando los problemas a resolver no son de formulación estrictamente matemática. Es más, es la tarea más difícil, por ejemplo, cuando se ha de hacer un tratamiento informático: entender cuál es el problema que tenemos que abordar, dados los diferentes lenguajes que hablan el demandante y el informático.
       –    Se debe leer el enunciado despacio.
       –    ¿Cuáles son los datos? (lo que conocemos)
       –    ¿Cuáles son las incógnitas? (lo que buscamos)
       –    Hay que tratar de encontrar la relación entre los datos y las incógnitas.
       –    Si se puede, se debe hacer un esquema o dibujo de la situación.

TRAZAR UN PLAN PARA RESOLVERLO. Hay que plantearla de una manera flexible y recursiva, alejada del mecanicismo.
       –    ¿Este problema es parecido a otros que ya conocemos?
       –    ¿Se puede plantear el problema de otra forma?
       –    Imaginar un problema parecido pero más sencillo.
       –    Suponer que el problema ya está resuelto; ¿cómo se relaciona la situación de llegada con la de partida?
       –    ¿Se utilizan todos los datos cuando se hace el plan?

PONER EN PRÁCTICA EL PLAN. También hay que plantearla de una manera flexible y recursiva, alejada del mecanicismo. Y tener en cuenta que el pensamiento no es lineal, que hay saltos continuos entre el diseño del plan y su puesta en práctica.
       –    Al ejecutar el plan se debe comprobar cada uno de los pasos.
       –    ¿Se puede ver claramente que cada paso es correcto?
       –    Antes de hacer algo se debe pensar: ¿qué se consigue con esto?
       –    Se debe acompañar cada operación matemática de una explicación contando lo que se hace y para qué se hace.
       –    Cuando se tropieza con alguna dificultad que nos deja bloqueados, se debe volver al principio, reordenar las ideas y probar de nuevo.

COMPROBAR LOS RESULTADOS. Es la más importante en la vida diaria, porque supone la confrontación con contexto del resultado obtenido por el modelo del problema que hemos realizado, y su contraste con la realidad que queríamos resolver.
       –    Leer de nuevo el enunciado y comprobar que lo que se pedía es lo que se ha averiguado.
       –    Debemos fijarnos en la solución. ¿Parece lógicamente posible?
       –    ¿Se puede comprobar la solución?
       –    ¿Hay algún otro modo de resolver el problema?
       –    ¿Se puede hallar alguna otra solución?
       –    Se debe acompañar la solución de una explicación que indique claramente lo que se ha hallado.
       –    Se debe utilizar el resultado obtenido y el proceso seguido para formular y plantear nuevos problemas.

Comentarios desactivados en Proceso para la resolución de problemas

A %d blogueros les gusta esto: